bg

Solicitud de Servicios (PDF)

Catálogo de Servicios (PDF)

DIAGNÓSTICO ALBÉITAR
Laboratorio Clínico Veterinario

bgslider3

Brindamos un servicio integral

de laboratorio y asesoría en diagnóstico

Catálogo de Servicios (PDF)

Solicitud de Servicios (PDF)

Inmunohematología transfusional

PARTE II: Tipificación sanguínea

Dra. Angela Rojas Vargas

Caninos

El sistema de tipificación sanguínea en caninos más utilizada actualmente, es conocido como DEA (dog erythrocyte antigen), los tipos sanguíneos con mayor importancia clínica en esta especie, debido a sus características antigénicas son los DEAs 1 (subtipo 1.1,  1.2 y 1.3, este último menos estudiado).

En total se han reportado más de 20 grupos, además de los previamente mencionados, los más estudiados incluyen DEA 3, DEA 4, DEA 5, DEA 6, DEA 7, y DEA 8.  Los grupos sanguíneos son heredados independiente uno del otro mediante simple dominancia. Para todos estos grupos, el individuo canino puede ser positivo o negativo. En cuanto al grupo DEA 1, el perro puede ser positivo para solo uno de los subtipos o negativo a los tres.

Aproximadamente un 60% de los caninos expresan antígeno DEA 1 y es justamente este grupo antigénico el que origina las reacciones transfusionales más fuertes; por ende, es muy recomendado determinar su presencia tanto en el donador como en el receptor previo a una transfusión o limitarse a utilizar para transfusiones solo sangre DEA 1.1 negativa (poco frecuente).

A diferencia de los gatos, los perros no poseen aloanticuerpos naturales para DEA 1.1 y 1.2, por lo que las reacciones de incompatibilidad aguda en la primera transfusión, tiene poca importancia clínica. Además de transfusiones previas, la preñez también puede, con menor frecuencia, originar la producción de anticuerpos anti DEA 1.1.

Por otro lado, en caninos, sí pueden estar presentes aloanticuerpos naturales contra DEA 3 y 5, los cuales son antígenos poco frecuentes (10-20% respectivamente) que pueden provocar reacciones transfusionales tardías, sin necesidad de previa exposición; estas reacciones tienden a ser de menor importancia clínica debido a su baja concentración en sangre.

Alrededor de un 20% a un 50% de los caninos DEA 7 negativos poseen aloanticuerpos naturales contra el antígeno DEA 7 positivo, y pueden experimentar reacciones transfusionales tardías, como consecuencia de una transfusión con este tipo de sangre. La reacción originada no es hemolítica, en su lugar, se da un secuestro irreversible y pérdida de eritrocitos durante las siguientes 72 horas, es por esto, que no se recomienda que caninos DEA 7 positivos sean utilizados como donadores.

El DEA 4 es un grupo antigénico frecuente (presente en el 98% de los caninos)  responsable de reacciones hemolíticas muy severas en pacientes DEA 4 negativos, que hayan sido sensibilizados previamente con sangre DEA 4 positivo.

La isoeritrolisis neonatal en caninos se presenta cuando una hembra DEA 1.1 negativa sensibilizada se cruza con un macho DEA 1.1 positivo. Debido a que el DEA 1.1 positivo es el gen dominante, algunos cachorros serán DEA 1.1 positivos y mediante la ingesta de calostro la madre les transmitirá anticuerpos anti DEA 1.1, estos individuos desarrollarán una reacción hemolítica.

Felinos

En felinos se utiliza el sistema AB para clasificar grupos sanguíneos. Existe el grupo A, el B, y AB. El tipo A es el más común y se estima caracteriza a más del 95% de felinos domésticos de Pelo Corto (DPC) y Doméstico de Pelo Largo (DPL) en EUA. El grupo B ocurre con una frecuencia muy variable, del 5-25% en razas como el Abisinio, Birmano, Himalaya, Persa entre otras; una de las razas en donde se presenta con mayor frecuencia (25%-50%) es el gato Británico de Pelo Corto.

El tipo AB es raro (1%), pero ha sido reportado en DPC y DPL y en ciertas líneas de razas en las cuales el tipo B ocurre. A pesar de estos estudios publicados, es muy importante tomar en cuenta la variación geográfica de los diferentes tipos antigénicos,  incluso en razas mixtas; por ejemplo en Estados Unidos la mayoría de los DPC poseen sangre tipo A, mientras que en Inglaterra esta población se reduce a un 40%.

Los gatos sí poseen aloanticuerpos naturales anti-A, y por lo tanto se considera obligatorio la tipificación sanguínea, previa a la transfusión, incluso en situaciones de emergencia. Un 95% de los gatos  tipo B poseen altas concentraciones plasmáticas de aloanticuerpos (IgM) contra eritrocitos tipo A, y por ende es con este tipo sanguíneo donde hay mayor riesgo de una reacción transfusional muy fuerte, incluso con cantidades muy pequeñas de sangre.  Solo un 35% de los felinos tipo A poseen bajas concentraciones de aloanticuerpos anti B (IgM, IgG) que provocan reacciones mucho más leves.

Si se realiza una transfusión sanguínea entre 2 pacientes compatibles, la vida media de esos eritrocitos varía de 4 a 5 semanas, si por otro lado se transfunde sangre de un felino tipo B a un paciente tipo A, la vida media de los eritrocitos no va a sobrepasar unos cuantos días. En caso de utilizar un felino tipo A como donador para un individuo con sangre tipo B, esos eritrocitos tendrán una vida media menor a 1 hora, y es esta rápida destrucción eritrocitaria, la que provoca el estado de shock en pocos minutos.

Recientemente se  ha descubierto un nuevo antígeno eritrocitario Mik en gatos DPC. La transfusión de sangre positiva a Mik en gatos sin este antígeno, provocaría una fuerte reacción hemolítica postransfusional, incluso aunque ambos individuos sean del mismo grupo AB.

La isoeritrolisis neonatal ocurre cachorros felinos de sangre tipo A o AB nacidos de madres tipo B, las cuales les transfieren mediante el calostro, aloanticuerpos anti-A. Debido a que gatos DPC y DPL muestran una baja frencuencia de sangre tipo B, se estima que menos de un 2% de los cruces al azar provocan este cuadro clínico. Por el contrario, en el caso de reproducir individuos puros es muy recomendada la tipificación de manera que se evite esta reacción.

“Donadores Universales”

En el caso de los caninos se le denomina donador universal a aquel individuo que sea negativo a DEA 1.1  y positivo a DEA 4. Muchos autores recomiendan evitar la exposición al antígeno DEA 1.1 ya que es el único capaz de provocar hemólisis, es decir, se evitaría la sensibilización hacia el antígeno responsable de reacciones hemolíticas.

Cerca de un 33%-45% de la población canina es DEA 1.1 positivo, este grupo podría considerarse receptor universal. En términos generales, individuos DEA 1.1 negativos deben recibir solamente sangre DEA 1.1 negativa  y perros DEA 1.1 positivo podrían recibir tanto sangre DEA 1.1 negativa como DEA 1.1 positivo.

En gatos debido a la presencia de aloanticuerpos naturales no existe un donador universal.

Deja un comentario