bg

Solicitud de Servicios (PDF)

Catálogo de Servicios (PDF)

DIAGNÓSTICO ALBÉITAR
Laboratorio Clínico Veterinario

bgslider3

Brindamos un servicio integral

de laboratorio y asesoría en diagnóstico

Catálogo de Servicios (PDF)

Solicitud de Servicios (PDF)

Hipotiroidismo y perfil lipídico

Revisión bibliográfica por: Dra. Ana María Bolaños Chaves   CMV 1365

El hipotiroidismo es de las enfermedades endocrinas más comunes en perros. Esta enfermedad no tiene una presentación clínica uniforme, muchos pacientes presentan enfermedad subclínica y  los resultados bioquímicos y hormonales pueden ser variables, lo cual dificulta  el diagnóstico.

Un canino aparentemente normal en su aspecto físico puede tener una enfermedad tiroidea y se puede pasar por alto el diagnóstico.  Es importante considerar signos clínicos por más sutiles que sean para asociarlos a una disfunción tiroidea.

Dentro de los signos clínicos que se pueden asociar a hipotiroidismo podemos citar:

  • Bocio
  • Dislipemias:  en pacientes hipotiroideos subclínicos hay incremento del LDL (el receptor LDL-c no se expresa en paciente en hipotiroideos)
  • Inmunodeficiencia citomediada (infecciones reiteradas)
  • Subfertilidad
  • Obesidad subcutánea
  • Alopecia, pioderma
  • Perros con pelo largo y éste no crece normalmente
  • Perro con ingesta normal de alimento pero presenta obesidad
  • Cambios de conducta: perros más tranquilos, letárgicos o agresivos
  • Sistema nervioso: ataxia, síndrome de Wobbler, polineuropatías, convulsiones por dislipemias severas
  • Músculo estriado: miotonías, debilidad muscular, atrofia muscular.
  • Lipidosis corneal

Hiperlipidemia

La hiperlipidemia es una patología que cursa con elevación de las concentraciones plasmáticas de colesterol debido a una alteración en el metabolismo de las lipoproteínas. La hiperlipidemia postprandial es fisiológica.  Si persiste tras un periodo de ayuno de más de 12 horas, puede tratarse de una hiperlipidemia primaria o de hiperlipidemia secundaria causada por hipotiroidismo, pancreatitis, diabetes mellitus, hiperadrenocorticismo, colestasis o síndrome nefrótico.  Cada una de estas patologías que puede cursar con hiperlipidemia secundaria tiene un  mecanismo distinto, es importante tener esto en cuenta para el abordaje de enfermedades endocrinas, ya que en muchos casos hay que tratar la enfermedad de base y  el problema en  los lípidos que se esté presentando.

  • Relación colesterol HDL/LDL?

La medición de las fracciones de colesterol y la relación de las mismas puede ser de utilidad para diagnosticar y entender el mecanismo de las dislipemias.  En pacientes hipotiroideos puede ayudar a un diagnóstico temprano de la enfermedad.

En el perro un 70 % del colesterol  es HDL (lipoproteínas de alta densidad ). La relación HDL/LDL es 3:1. Cuando esa relación es 2:1 o menor se está incrementando la LDL, se deduce que está bajando  la T4.

Si los triglicéridos están en rangos normales pero la fracción LDL (lipoproteínas de baja densidad) del colesterol está aumentada está indicando un problema de depuración en el hígado. Si hay deficiencia de hormona tiroidea  el LDL no se capta en el hígado ya que la T4 permite la expresión del receptor hepático del  LDL.

Después de perder la relación HDL/LDL  se empieza a incrementar los triglicéridos. La fracción LDL del colesterol cede más colesterol  al triglicérido o a la proteína que lo transporta (VLDL/lipoproteínas de muy baja densidad).

Dentro de las pruebas de laboratorio de utilidad para pacientes hipotiroideos  tenemos:

Lipodograma o perfil lipídico:

  • Colesterol Total
  • Colesterol LDL
  • Colesterol HDL
  • Triglicéridos
  • Relación cHDL/cLDL
  • TSH canino (específico de especie)
  • T4 libre

Para la interpretación de los resultados de estas pruebas es importante tener en consideración que:

  • el 30-40% de todos los perros con hipotiroidismo se presenta con una elevación del colesterol total
  • normalmente la relación cHDL/cLDL relación es de 3:1, si esta relación se altera se considera hipotiroideo subclínico o clínico según valores de TSH canina o T4 libre.
  • TSH canino: marcador sensible para función tiroidea (se encuentra elevada en hipotiroideos), la prueba es específica de especie, no se debe remitir a laboratorios para humanos.  Valores normales en perros no descartan completamente hipotiroidismo.
  • T4 libre:  fracción tiroidea que mejor refleja el estado tiroideo periférico (Importante puede estar baja o en  rangos inferiores).

La recomendación para el diagnóstico de pacientes hipotiroideos es relacionar clínica, valor de T4 libre  y valorar la relación HDL/LDL.  También es importante siempre palpar la glándula y realizar ecografía tiroidea para valorar el tamaño.   Se deben descartar también otras enfermedades endocrinas que pueden confundirse con hipotiroidismo.  Considerar enfermedades crónicas o tratamientos que puedan afectar las mediciones de laboratorio de hormonas tiroideas (síndrome eutiroideo enfermo, para más información ver “Factores que interfieren en la medición de hormonas tiroideas y Síndrome Eutiroideo Enfermo” en este blog)

La eficacia del tratamiento debe evaluarse cada 2 meses obteniendo las muestras de sangre para medir T4 total 4 a 6 horas después de la  Levotiroxina.