Ácidos Biliares: Fisiología e importancia clínica

Revisión bibliográfica realizada por: Dra. Natalia Lizano Hernández.  CMV 1599.

La medición de Ácidos Biliares en suero es una prueba rutinaria muy sensible cuando se sospecha de colestasis, disfunción hepática o anormalidades en la circulación portal.

Fisiología:

Los ácidos biliares son producidos a partir del colesterol por los hepatocitos. Se almacenan y concentran en la vesícula biliar (de las especies que poseen). Al momento de la digestión, la vesícula biliar libera los ácidos biliares al intestino delgado, los cuales emulsifican las grasas presentes en los alimentos y favorecen su digestión y absorción. La mayor parte de éstos ácidos se reabsorben a la circulación portal, donde los hepatocitos los vuelven a captar para que recirculen varias veces durante una misma comida.

Patología: Principalmente hay tres procesos patológicos que causan incremento en ácidos biliares:

1-      Anormalidades en la circulación portal, por ejemplo puentes o shunts portosistémicos congénitos o adquiridos, displasia hepatoportal vascular. En estos casos la sangre es desviada de los hepatocitos, por lo que los ácidos biliares entran y se acumulan en la circulación sistémica.

2-      Disfunción hepática causada por la muerte de una cantidad pronunciada de hepatocitos que cause cambios hematológicos como acúmulo de sustancias (cirrosis, hepatitis, necrosis).

3-      Disminución en la excreción de bilis causada por colestasis (obstrucción, inflamación, neoplasia, hinchazón de hepatocitos).

Importancia Clínica:

La medición de ácidos biliares está indicada cuando se sospecha de hepatopatía pero el perfil hepático básico no lo confirma, por ejemplo cuando las enzimas o pruebas de funcionamiento hepático (glucosa, urea, colesterol, albúmina) están alteradas pero los niveles de bilirrubina se encuentran dentro de los parámetros normales. También cuando hay presencia de cristales de biurato de amonio en la orina y otras posibles causas.

Todos los pacientes ictéricos por colestasis presentan incremento en ácidos biliares, sin embargo, la medición de los mismos puede ayudar a diferenciar entre hiperbilirrubinemia por hemólisis o por colestasis en pacientes anémicos.

Cristales de biurato de amonio

Toma y manejo de la muestra:

Se deben tomar obligatoriamente dos muestras en tubo de tapa roja. La preprandial, con 12 horas de ayuno, seguidamente darle de comer al paciente un alimento alto en grasas (alimento para cachorro o alimento enlatado para cuidado crítico). La segunda muestra (postprandial) se toma dos horas después de haber alimentado al paciente. Es importante una buena identificación de las muestras (pre y postprandial). La hemólisis causa falsa disminución y lipemia falso incremento de los niveles de ácidos biliares.